Escrito el junio 2, 2018 por Luis Javier del Campo


En la/s categorías de Novedades

El pasado 25 de mayo del 2018 entró en vigor la GDPR y a raíz de esto comenzaste a recibir una cantidad impresionante de correos electrónicos de la actualización de las políticas de privacidad de todas las aplicaciones a las que estas registrado, incluso aquellas que ya habías olvidado que existen. Pero ¿Qué es esto y como nos afecta?.

GDPR son las nuevas reglas para el establecimiento de los términos y condiciones de servicio, además de las políticas de privacidad de todas las aplicaciones y servicios de las que son usuarios los ciudadanos europeos, incluso si no residen en Europa.

El antecedente de esta ley son Data Protection Directive de 1995 y la Cookie Law del 2012, leyes que han tratado de proteger los derechos de los usuarios y sus datos ante las aplicaciones y servicios en Europa.

Parte de estas reglas son que las políticas de privacidad, términos y condiciones deberán estar escritas en un lenguaje entendible y amigable, sin caer en lo que se hacía anteriormente con puros términos legales que un usuario común no lograba entender al 100%.

A los datos personales que se consideraban anteriormente, como nombre, teléfono, email, etc. se agregan los identificadores digitales como la IP, los datos de tus dispositivos, entre otros.

La GDPR establece que los datos sensibles que se deberán cuidar de una forma ya no solo de filtraciones, sino que ahora técnicamente desde el punto de vista de bases de datos, deberán estar desvinculados directamente, para en caso de que los datos salgan, no sean legibles directamente y hacer relaciones sobre intereses, aficiones, afinidades religiosas, políticas, entre otras.

Otro de los elementos importantes es que las aplicaciones y servicios deberán tener disponibles y hacerte saber que datos están recabando de ti, además de tener a disposición una copia total de los datos y con una facilidad de hacerlo desde un solo botón, no como se hacía anteriormente de dato por dato, foto por foto.

Además deberán tener con la funcionalidad de borrar los datos de manera permanente, es decir, si tu decides eliminar tu perfil, no podrán guardar ningún dato por ninguna razón si así lo deseas.

De manera automática cualquier perfil debe tener activados todos los controles de privacidad, esto al ser por defecto, cada usuario definirá si realmente quiere compartir algo, que es algo muy interesante para el cuidado de nuestra información. Punto a favor de la GDPR.

A pesar de ser una legislación que se enfoca en el territorio europeo, si tu tienes uno que tiene usuarios de algún país de ese continente, estas obligado a hacer los ajustes correspondientes.

Lo que busca esta legislación es la estandarización de la privacidad de los datos de todos nosotros. Si eres desarrollador o trabajas en una start up tecnológica, debes de tener en cuenta esto y si eres un usuario ciudadano europeo, considera tus nuevos derechos en cada uno de los servicios a los que te suscribes.

Espero esta información te sea de utilidad, me gustaría saber tu opinión, escríbeme en mis redes sociales: Twitter y Facebook