La Productividad

Lo que no se mide, no se puede mejorar. Frase del físico y matemático William Thomson Kelvin.

La frase anterior, también aplica en el entorno laboral. La productividad es un concepto relacionado en todo momento con los empleados.

Wikipedia la define como:

“… la relación entre la cantidad de productos obtenida por un sistema productivo y los recursos utilizados para obtener dicha producción.”

El término productividad dio pie a la creación de los “Sistemas de Gestión de Calidad”, de los cuales hablaremos más adelante.

Una empresa que no tiene unidades de medición para sus actividades, procesos y personal, está perdiendo valor cada segundo que pasa.

Vivimos en una época en la que tanto la información como la velocidad, son elementos esenciales para lograr el éxito.

Los clientes ya son más informados y esperan un resultado inmediato.

Y es aquí donde entra en juego la productividad, puesto que es algo más que la relación entre los resultados obtenidos y los recursos usados para lograrlos.

De todos los factores que intervienen en el tema de la productividad, es el tiempo.

El recurso infinito, pero irrecuperable juega un papel primordial en las mediciones y en la optimización.

La búsqueda del aprovechamiento de este factor es lo que ha dado como resultado las revoluciones que han cambiado la forma de llevar el mundo.

El sistema de producción desarrollado por Henry Ford, propició un ahorro impresionante de tiempos y movimientos con la especialización de las tareas involucradas en la línea de producción.

El desarrollo de productos en un tiempo mínimo y con la menor cantidad de recursos, resultó en un máximo de beneficio económico para las empresas.

Al tener definidos los tiempos requeridos para hacer una tarea, medir los insumos necesarios, permitió establecer estándares para la producción considerando las previsiones del impacto de inversión que requerían hacer los negocios.

Actualmente, el aspecto más perseguido por los empresarios que buscan el aumento de su productividad, es la reducción de la fuerza laboral al introducir elementos tecnológicos, lo que se traduce en el pago de menos salarios y dar pie al pago de mantenimiento para tener en funcionamiento óptimo dichos elementos.

Lo anterior pretende el tener un balance entre la cantidad ideal de maquinaria, de mano de obra y otros recursos para llevar al máximo la producción de productos y servicios para tratar de obtener el mayor margen de rentabilidad en el mercado.

Es común el confundir la productividad con la competitividad. Y en general son términos relacionados entre sí.

La competitividad, siendo un factor externo, involucra a la productividad, aunado a la diferenciación percibida ante el mercado.

La productividad es más que compleja que tener un recurso “automatizado” al frente en las empresas y se determina por diversos factores como la calidad de los recursos, la estructura tanto de la organización como de la industria y los sectores, el nivel de avance tecnológico, la calidad del recurso humano, entre otros muchos factores que pueden ser relevantes.

Sin embargo, para efectos prácticos de este documento, voy a enfocarme en la parte tecnológica y las posibilidades que se tienen, en particular con las Tecnologías de la Información.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *