Tres recomendaciones para el Buen Fin

Bolsas de compras en buen fin

El buen fin se aproxima cada vez más y la euforia de las compras aumenta, pero ¿Estás seguro de que Las compras que estas realizando son las mejores?. Aquí te dejo algunos consejos para que este buen fin no se convierta en un mal año.

1. Cuidado con tu tarjeta de crédito

Es importante no dejarte llevar por las promociones con meses sin intereses. En muchas ocasiones compramos productos que consumimos en un periodo menos al que terminaremos de pagarlo. Promociones como viajes o productos de consumo son los que entran en este rubro, pues el viaje lo podrás realizar de inmediato, pero la deuda se quedará, a menos que tengas la solvencia económica o lo hayas planeado así, no te dejes llevar por estas “ofertas”.

2.  Compara precios

A pesar de que estas fechas nos incitan a no ver más precios por el sentido de urgencia, siempre es mejor comparar precios en diferentes proveedores, si no lo haces es posible que te lleves una desagradable sorpresa al verlo después en otro lado con un precio menor o con mayores beneficios. También es muy importante dar seguimiento de los precios antes de que llegue esta fecha, pues se han detectado empresas que unas semanas antes, suben los precios para dejarlos con los descuentos del buen fin en los precios del mercado normal.

3. Analiza si lo quieres o lo necesitas

Uno de los problemas de la cultura del consumismo es la de comprar por impulso y en esto recordemos que cuando la emoción sube, la inteligencia baja. Hay una infinidad de ejemplos de cosas que compramos por impulso y termina guardado en lo más escondido de la casa o la oficina sin siquiera abrir el empaque, por lo que es muy importante que analices si realmente vas a utilizar ese producto o si te va a dar algún beneficio. Para esto, te recomiendo que por un momento te detengas en un lugar que te permita relajarte y hacerte la pregunta ¿Lo quiero, o lo necesito? y necesitarlo se refiere a si realmente le sacarás un provecho. No es lo mismo comprar un celular que cuesta $25,000 y que lo usarás para ver Facebook, que si lo usas para probar aplicaciones que te darán un beneficio económico.

Espero estos tres puntos te sirvan para tomar decisiones asertivas y que este buen fin no se transforme en una carga por el resto del año.

Creatividad: la habilidad deseada

La creatividad en DConsultores

Es la habilidad que todos los emprendedores deseamos y buscamos por todos lados. Por lo general, tenemos la idea de que es algo con lo que se nace, un tipo de don al que no todos podemos aspirar, pero hay algunos procesos que ayudan a demostrar todo lo contrario.

Según algunos autores como Poicaré (1913), Graham Wallas (1926), entre otros, se puede resumir la creatividad en un proceso de 6 pasos que muy pocas ocasiones se tiene conciencia sobre el desarrollo de él. Los pasos propuestos son los siguientes:

  • Preparación. Es la recopilación de la información sobre un tema, problema o situación dada.
  • Generación. Es el arduo trabajo de manipular, hacer experimentación, buscar alternativas y generar ideas sobre el tema en cuestión. Es importante recalcar que esta etapa se hace plenamente consciente del proceso, como ejemplo, es cuando nos enfocamos en resolver un problema tratando de no pensar en nada más.
  • Incubación. Del otro lado de la moneda, de forma inconsciente el cerebro sigue buscando alternativas mientras realizamos tareas que no tienen nada que ver con resolver el problema, es decir, mientras “descansamos” de ese problema.
  • Iluminación. Es donde todo lo anterior pareciera desaparecer del proceso, pues se nos viene a la mente la idea reveladora y podríamos gritar “Eureka!” y esto es porque no es un proceso que se pueda controlar, sino simplemente de alguna forma “viene a. nosotros”.
  • Evaluación. Toda idea siempre pasa a la etapa de evaluación para determinar si es valiosa o no en el mundo. En caso de no serlo, simplemente es porque volvemos a la etapa de generación e incubación.
  • Elaboración. La parte más difícil de toda la creatividad, pues es llevar a cabo el resultado de todo ese tiempo de pensamiento. Transformar una idea a realidad es el mayor reto para todos los emprendedores, pero necesitamos traer al mundo tangible, si no, nuestra idea no vale nada.

Para el mundo emprendedor solemos aplicar la frase “La creatividad es 1% de inspiración y 99% de transpiración”, debido al arduo trabajo que conlleva el realizar los pasos anteriores.

Pero para que lo que te comento en esta ocasión se lleve a cabo de forma efectiva es necesario contar con un elemento vital: motivación. El tener este ingrediente a un nivel emocional con el problema o situación nos permitirá ir más allá de las acciones que tradicionalmente estaríamos dispuestos a hacer.

Como es de esperarse, es un arduo trabajo, sobre todo porque ningún genio, artista, iluminado, o como quieras decirle, ha llegado a esa conclusión u obra maestra sin antes haber practicado y fallado una infinidad de veces. Picasso no pinto sus cuadros más famosos al primer intento de su pincel, Einstein no generó su teoría de la relatividad sin haberse empapado del tema y pensar mucho consciente e inconscientemente.

La creatividad es un fruto, tanto de la experiencia, como de la “locura” de permitirte hacer cosas nuevas. Así que te recomiendo que comiences a trabajar hoy, y puede que mañana tengamos la siguiente invención que cambie al mundo.

Trabaja profundo y enfocado, la nueva (vieja) habilidad que necesita

Los tiempos van cambiando y las prioridades con ellos. Hoy en día, gracias a la conectividad que nos ofrece la tecnología vivimos en un estado permanente de distracción, en gran medida por el impacto reciente de las redes sociales.

Lo anterior no quiere decir que las redes sociales sean malas, sino que han propiciado la perdida de la habilidad del trabajo profundo, y no solo las redes sociales, sino también el correo electrónico y la mensajería instantánea. El trabajo profundo que solo puede efectuarse en un estado de concentración que ahora no es tan sencillo de alcanzar.

La capacidad de enfocarse se esta perdiendo gracias a las culturas corporativas que premian, en gran medida, el estar ocupado sobre el ser productivo. Estar ocupado ahora es muy fácil, todos ahora recibimos correos electrónicos, mensajes instantáneos, notificaciones de redes sociales cada minuto, o incluso lo que ahora es muy común en las empresas, la gran cantidad de juntas que no llevan a ningún lado por su falta de enfoque y que son todo menos productivas.

El ser personas multitarea o “multitask” simplemente nos convierte en individuos que producen menos rápido y con menor calidad. Esto que menciono es porque nuestra mente tiene algo que se llama residuo de atención, es decir, si estamos en un tema específico e inmediatamente cambiamos a otro, nuestro cerebro no tiene esta capacidad y por un momento más se queda pensando en el tema anterior. Esto propicia el no poner atención adecuada a los detalles del segundo.

Estar ocupado no es lo mismo que ser productivo; por eso te traigo cinco aspectos que pueden ayudarte a ser más productivo a través del enfoque y la concentración.

  1. Crear rituales

Nuestro cerebro ama las cosas repetitivas y las convierte en algo mecánico. Es por esto que al practicar un tiempo ciertas actividades ya siquiera pensamos en ello al hacerlo, esto aplica en deportes, al conducir un coche, etc. Cuando desees concentrarte a un nivel superior, te recomiendo crear una especie de ritual, o pasos que sigas siempre que quieras llegar a trabajar concentrado, con esto le das oportunidad a tu cerebro para dejar atrás ese residuo de atención y te permitirá estar concentrado al 100% con tu tarea a realizar.

2. Crea un espacio libre de distracciones

Olvídate del móvil, del correo electrónico y de la mensajería instantánea. Crea un espacio tanto físico como temporal para permitirte trabajar continuamente sin distracciones de cualquier tipo. Esto te ayudará a terminar tus tareas en el menor tiempo posible, generando mayor productividad.

3. Establece metas

Crear metas y cumplirlas te da un sentimiento de avance, alimentando el sentido de realización. Es por esto que te recomiendo establecer metas cortas y realizables en un plazo inmediato que te ayuden a cumplir un objetivo mayor y ambicioso. Con esto ayudarás a tu mente a concentrarse y alimentarse con la sensación de logro que a su vez generará que quiera continuar en el trabajo que realiza. Esto lo hemos sentido cuando aprendemos temas que nos interesan, porque nos hacen sentir bien, incluso hasta percibimos el tiempo de una manera distinta cuando nos concentramos en algo como esto.

4. Descansa

Una vez que te sientas cómodo trabajando a fondo, tienes que descansar!, es imposible que tu cerebro permanezca en un estado de concentración por siempre. Siempre llegará el punto en que las cosas no fluyen, es el momento de parar por un momento y descansar. Esto es importante porque permite a tu mente despejarse y comenzar a captar nuevamente detalles que deja de ver por el proceso de enfoque. Para ayudarte con esto siempre es bueno tomar una caminata o platicar con algún colega sobre un tema totalmente retirado de lo que estas realizando.

Este tema es muy importante, porque incluso descansando tu cerebro no dejará de pensar en lo que estabas haciendo, pero aquí entra el subconsciente, que es el procesador más grande que conocemos y tiene una capacidad impresionante para procesar información que tu consciente jamás tendrá, por lo que te ayudará a seguir avanzando incluso cuando en la acción estés descansando. ¿Nunca te ha pasado que cuando estas realizando alguna cosa para nada relacionada con lo que hacías, se te ocurre una nueva posible solución? Si, es tu subconsciente trabajando.

5. Aléjate de las redes sociales

Si dejaras Facebook o twitter en este momento, ¿Alguien se daría cuenta de inmediato?, en el 99% de las personas la respuesta será un no, y esto es porque en realidad las redes sociales no son una herramienta de la cual obtengas un sustento para vivir, sin embargo, se han convertido en el 80% del tiempo que pasas en internet. ¿Te has dado cuenta que pasas más tiempo en Facebook, twitter o WhatsApp que en cualquier otro sitio durante tu día?, esto es debido a que son redes adictivas, pero que desvían nuestra atención de lo que realmente deberían ser, herramientas.

Por lo anterior te recomiendo que hagas un experimento, deja tus perfiles por un tiempo y ve los cambios que se realizan en tu día, esto a menos que seas una persona que vive de estar en redes sociales (literal, vive, que te pagan por estar ahí) creo que deberías hacer la prueba y selecciona lo que realmente es útil para tu carrera y tu día a día.

Bien pues estas son mis recomendaciones, espero te sean de utilidad. Si te gustó este post, compártelo con tus amigos y sigue el contenido que tenemos en el blog de la empresa, hay mas contenido como este y pronto lo estaremos acompañando de mas elementos que te serán de utilidad.

 

Negocios con sentido humano

Desde hace un tiempo las relaciones interpersonales se han ido deteriorando, y en mayor o menor medida ha sido por la dependencia a la tecnología y el creciente egoísmo que inunda a los individuos de la sociedad.

En mi experiencia en el mundo de los negocios he encontrado personas de todo tipo, pero una tendencia marcada en este aspecto es la búsqueda desesperada por beneficios económicos sobre los demás. Lo anterior se da a notar más en las nuevas generaciones, quienes han perdido el sentido de la paciencia, para dar lugar a la carrera de ¿Quién se vuelve millonario antes de los 30’s?.

En muchos sentidos, esto no está mal, ni quiero que se entienda lo contrario, pero en otro, en el de la solidez de las relaciones, de las empresas o, incluso, de las familias, se ve mermado por esta situación. Mi opinión se basa en que cada vez nos sentimos más cómodos hablando con un celular o un computador que con las personas. Las relaciones con la gente, en su mayoría, se han vuelto superficiales y comúnmente, se busca que esa relación dé algún provecho.

Al observar esto he entendido que debemos buscar la manera de cambiar estas actitudes, el buscar el bienestar en conjunto y entablar relaciones ganar-ganar que nos permitan crecer y ayudar a crecer. Los negocios no deben estar en contra de ayudar a quienes nos rodean, y no digo que debamos olvidar la esencia del negocio, que es obtener ganancias económicas, sino que encontrar un equilibrio donde al darle prioridad a las personas y no al dinero ayudará a generar bases sólidas para cualquier aspecto que veamos, sobre todo si nos basamos en valores como el respeto, la empatía y la solidaridad.

En el ramo en el que me desenvuelvo, que es en el de la tecnología, hemos perdido el tacto de darle el lugar privilegiado al cliente, llegando a quedarnos en solo eso, relaciones cliente-proveedor, donde nosotros mismos nos hacemos prescindibles y no solo por el hecho de que hay mucha competencia allá afuera, sino que no logramos conectar más allá con las personas que están adquiriendo nuestro producto o servicio.

Una de las filosofías que en DConsultores seguimos, es precisamente el preocuparnos por la satisfacción de nuestros clientes, el ser honestos por sobre todas las cosas, aunque en ocasiones signifique reducir el margen de ganancia económica, pero protegiendo siempre la calidad del trabajo que ofrecemos. Esto por la sencilla razón que las personas, nuestros clientes, valen más que su peso en oro, y esto solo por el hecho que son ellos quienes nos impulsan a crecer y mejorar.

Me gustaría escuchar que opinas al respecto, el conocer diferentes puntos de vista siempre nos ayudará a madurar. Si te gustó esta publicación compártela y ayúdanos a esparcir esta filosofía y escríbenos en nuestras redes sociales! queremos saber de ti!.

Ser creativo para innovar

La creatividad es la base para toda innovación. Es muy complicado el hecho de generar nuevas ideas si tu mente no está en el entorno adecuado para divagar y ver más posibilidades de las que puedas estar pensando en un momento dado.

En esta ocasión les daré algunos tips que te ayudarán a desarrollar ese lado creativo que todos tenemos, aunque no lo creemos.

1. Date la oportunidad de aburrirte

El hecho de siempre estar ocupado no es bueno, limita tu campo de visión sobre las cosas en las que estás trabajando. El aburrimiento es un arma un tanto menospreciada, pues nos hemos hecho a la idea que el aburrimiento es malo y no debemos permitirnos caer en esa sensación, pero si usas bien ese tiempo puede ser de mayor productividad para tí. El estar aburrido le permite a tu mente salir de su rutina, el poder imaginar posibilidades desde otro punto de vista.

El aburrimiento te obliga a ver cosas que no te das cuenta de ellas antes, pues al no encontrar nada de nuestra ocupación habitual comenzamos a buscar cosas familiares y en el camino encontramos muchos elementos más. Nuestro cerebro está diseñado para encontrar cosas familiares y que nos hagan sentir cómodos, es por eso que el aburrimiento a veces es tan incomodo.

2. Bebe una cerveza

Está comprobado científicamente que una cerveza puede estimular nuestra creatividad, desinhibiendo nuestro comportamiento y ayudándonos a resolver problemas en menos tiempo. Aunque este efecto no es muy duradero, puede ser de mucha utilidad.

El estudio realizado por la Universidad de Illinois, demostró que el consumo de una cerveza ayuda a la resolución de problemas. Pero recuerda, sólo una cerveza!.

3. Permítete fallar

El fallar rápido te hace ver en que estas equivocado, por ende buscas una solución para eso. Muchas personas piensan que el fallar está peleado con el avanzar, sin embargo, nada más alejado de la realidad, pues el fallar nos permite darnos cuenta de que elementos tenemos que trabajar para mejorar, y para mejorar o resolver una situación necesitamos pensar de otra manera a la que nos trajo hasta ese punto.

Fallar es bueno, a menos que caigas en el mismo error una y otra vez, sin hacer una modificación para superar ese obstáculo.

4. Confía en tu equipo

Una de las formas más fáciles de encontrar la creatividad, es trabajando en equipo y confiando en él. Es verdad que dos cabezas piensan mejor que una, y esto no quiere decir que deben de pensar igual. Las diferencias entre cada integrante del equipo son las que permiten observar las situaciones desde ángulos distintos y ayudarán a identificar áreas de oportunidad y mejora para cualquier situación.

Existe una gran cantidad de situaciones que cuando estamos ante un problema, sobre todo en las organizaciones, los equipos de trabajo no se atreven a opinar sobre cómo enfrentarlos, sino esperan a que el “Jefe” les diga cómo hacerlo y es lo que ha mermado la capacidad de cada uno de los integrantes a sentirse valioso dentro del equipo. Te invito a que lo intentes, si trabajas en un equipo de trabajo y te encuentres ante una adversidad, preguntale a todo el equipo cómo se podría resolver el problema y te sorprenderas todos los puntos de vista que pueden surgir para dar solución.

5. Aléjate por momentos

La gran mayoría de las veces que nos saturamos con una situación en concreto, nos empeñamos en no salir de donde estamos hasta que no resolvamos la problemática, pero solo nos lleva a meternos en las arenas movedizas, pues entre más pensamos en ello, solo damos vueltas que nos están enterrando cada vez más.

El alejarte y tomarte un respiro nos ayuda a despejar la mente, a descansar y dejar de empeñarnos en ver una sola solución. Existe una serie llamada Dr. House, en la que el protagonista es un genio en el diagnóstico de pacientes con síntomas médicos no tan comunes y hay un factor común en que el personaje encuentra el diagnóstico correcto cuando se encuentra fuera de su ambiente habitual de trabajo, puede ser platicando con alguien más o en situaciones que no involucran para nada el trabajo.

Esto puede ser de utilidad en nuestro día a día, también el recordar que la innovación no es solo crear o modificar algo, sino el identificar más y nuevas oportunidades, incluso con lo que ya existe y aplicarlo de maneras diferentes.

Cuéntame qué opinas acerca de esto, quiero conocer tus experiencias, contáctame a través de mis redes sociales, me gustaría saber lo que estás haciendo y a que problemas te enfrentas en tu día a día.

Tomar decisiones y hacerse cargo

Gran cantidad de ocasiones nos enfrentamos con situaciones que no nos gustaría hacer y comenzamos a postergar el realizarlas. Esto provoca que perdamos una gran cantidad de energía y tiempo que jamás regresarán.

Por muy tonto que pueda parecer, la mayor parte del tiempo nuestro cuerpo toma decisiones por nosotros y no siempre son las mejores, sino son las más fáciles para él y es por lo que comenzamos a sentir una resistencia a hacer una cantidad inimaginable de cosas. El cuerpo esta programado para hacer las cosas que le son cómodas y seguras; y por esto cuando nos piden algo tan simple como levantarnos  por un vaso de agua, sentimos una fuerza que nos dice que no lo hagamos en nuestro interior.

Sin embargo, esto ayuda a que prevalezca el circulo vicioso de no completar las cosas. En lo personal, he entrado en situaciones deprimentes por no saber que hacer, el tener tantas cosas en espera y no conocer la mejor actividad para comenzar y el tratar de delegar casi la totalidad del trabajo para conseguir ese estado de confort que alimenta a mi cuerpo con esa sensación de ser un inútil pero sin preocupaciones mayores y que permite que vuelva a comenzar el ciclo día con día.

Una de las cosas que  he aprendido a lo largo de mi travesía como emprendedor y empresario, es que si necesitas que algo se haga, tienes que hacerlo tu mismo sin importar nada. Esto ayudará a que tu auto-concepto se empiece a reparar, pues el lograr esas pequeñas victorias crean una satisfacción que crece poco a poco y motiva a continuar con la siguiente tarea.

Me atrevería a decir que el 90% del tiempo estamos perdiendo energía en tratar de decidir que hacer y cuando finalmente lo decidimos, estamos agotados para hacerlo y es donde viene la frase más amada por muchos… “Mejor mañana”. El pasar por esto me ha llevado a encontrar algunas acciones que me permiten no luchar tanto conmigo mismo y que al final se traduce en tener una mejor energía y actitud al respecto de mis tareas. Las acciones que te puedo recomendar son las siguientes:

Programar tu día.

Una gran ventaja de programar tu día, es que ya sabes qué es lo que tienes que hacer y no pierdes tiempo divagando entre la inmensidad del universo de tu cabeza. Acostumbro realizarlo por las noches en esos momentos que se han vuelto inevitables al tener mi celular en las manos antes de dormir.

Evitar las excusas.

Para cada solución siempre hay una excusa. El ser consiente de que las cosas se tienen que hacer ayuda a evitar este tipo de pensamientos que solo nos llevan a paralizarnos y de tener tanto que hacer, no se hace nada por que hace frío, o hace calor, o tengo que ir a ver si ya puso huevos la marrana. La mejor manera de avanzar es haciendo, no pensando y que mejor haciéndolo con la actitud correcta.

Encontrar el momento adecuado.

Según el tipo de persona que seas, habrás notado que eres mejor para hacer ciertas cosas en ciertos momentos del día, como el hacer trámites más fácil por las mañanas o el concentrarte más por las noches. Bien, pues es una de las maneras que puedes tomar la batuta de tus tareas y realizarlas lo mejor posible al seleccionar de la mejor manera tus tareas y como se te facilitan más. Este punto esta pegado al programar tu día, pero al hacerlo de manera consiente de cuándo y qué es mejor para ti, facilitará inmensamente las cosas.

Por último me gustaría agregar que todo está en tu persona; el decidir qué hacer y el decidir hacerlo en ese momento te ayudará a quitarte un peso de encima al no tener pendientes al final del día, o por lo menos, no la misma cantidad que no te deja dormir por las noches al agobiarte que no te alcanza el tiempo.